Dieta Metabólica

¿Qué es la dieta metabólica?

La dieta metabólica es una dieta diseñada por el Dr. Canadiense Mauro Di Pasquale. Al igual que muchas otras dietas creadas en los últimos años, la dieta metabólica promete conseguir resultados excepcionales en muy poco tiempo y, como suele ser el caso, está respaldada por numerosos estudios científicos que darían fe de su eficacia. No sólo eso, para atraer al consumidor se han inventado eslóganes como: “el santo grial de todas las dietas”, “una dieta innovadora que se adapta a tus necesidades”, “tú serás el creador de tu dieta y la adaptarás a tus necesidades”.

El hilo conductor de la dieta metabólica puede explicarse con una simple comparación. Nuestro cuerpo es una máquina que puede funcionar con gasolina (carbohidratos) o con metano (grasas). Sin embargo, el estilo de vida actual lleva a nuestro organismo a utilizar principalmente gasolina (carbohidratos), acumulando metano en el depósito (grasas). Si al repostar (comer) introducimos poca gasolina y mucho metano, nos acostumbraremos a utilizar principalmente metano (grasas) vaciando poco a poco el depósito (adelgazando).

Sin embargo, para funcionar de forma óptima, nuestra máquina también necesita una cantidad mínima de gasolina (carbohidratos) y esta cantidad, que varía de un individuo a otro, debe descubrirse escuchando el motor y evaluando su rendimiento (importancia de la fase de evaluación inicial).

¿Cómo hacer la dieta metabólica?

Comienza con un período de prueba, que es fundamental para descubrir la cantidad de carbohidratos necesarios para que el organismo funcione de forma óptima. Esta fase, que dura unas 4 semanas, se caracteriza por una reducción drástica del consumo de glucosa. De este modo, el sujeto se ve obligado a lidiar con los efectos secundarios de dicho enfoque dietético (fatiga, náuseas, dolores de cabeza, etc.).

En esta primera fase el plan de alimentación se estructurará de la siguiente manera: 12 días de descarga (pocos carbohidratos y muchas grasas) seguidos de 2 días de recarga (muchos carbohidratos). Este enfoque entrenaría al cuerpo a quemar grasa para satisfacer sus propias demandas de energía. Aquí puedes ver un ejemplo de dieta metabólica.

Periodo de prueba

Fase de descarga (12 días)

50-60% de grasas

30-50% de proteínas

30 gramos de carbohidratos

Fase de carga (2 días)

25-40% de grasas

15-30% de proteínas

35-55% de carbohidratos

Si durante la fase de descarga te sientes especialmente cansado, la dieta metabólica aporta toda una serie de soluciones relacionadas con el tipo de síntomas manifestados. La línea general que tienen en común todas estas soluciones es el aumento gradual de la ingesta de glucosa hasta que desaparezcan los efectos indeseables. Y es en este momento cuando, tras unos días más de pruebas en las que el sujeto se asegura de haber encontrado la cantidad óptima de carbohidratos, se pasa a la segunda fase.

Segunda fase

En esta fase de la dieta metabólica, el cuerpo se ha convertido en una eficiente máquina de quemar grasa y, para mantener esta característica, es necesario seguir 5 días de descarga con 2 días más de recarga. Durante los cinco días de descarga, se mantendrá la distribución calórica probada con éxito durante la fase de prueba. Lo mismo para la fase de carga.

Irracionalidad y posibles efectos secundarios

Una vez más nos encontramos con una dieta que lleva ciertos conceptos al extremo. Si la experiencia directa no fuera suficiente, basta con examinar la historia para descubrir que el extremismo, además de improductivo, ha sido siempre uno de los peores males que aquejan a la humanidad. Veamos entonces cuáles son los puntos críticos y los principales “absurdos” científicos de esta dieta.

Disminución de los carbohidratos

La dieta metabólica implica una reducción drástica del consumo de carbohidratos (30 gramos en la fase de prueba). Quizás Di Pasquale olvida que el organismo humano necesita glucosa para sobrevivir. La esencialidad de la glucosa está ligada al hecho de que el sistema nervioso central y los eritrocitos sólo utilizan la glucosa para su metabolismo energético.

Se estima que la ingesta mínima diaria de glucosa para permitir el funcionamiento normal de estos sistemas es de unos 180 gramos, muy por encima de las cantidades impuestas por este tipo de dieta.

Formación de cuerpos cetónicos

En condiciones particulares de carencia extrema de glucosa (ayuno prolongado), el organismo recurre a los cuerpos cetónicos para sobrevivir. Se trata de un mecanismo desesperado, eficaz para mantener las funciones vitales, pero ciertamente no exento de efectos secundarios (fatiga crónica, náuseas, vómitos, dolores de cabeza, coma, etc.).

Eficiencia energética de las grasas

Los carbohidratos tienen una mayor eficiencia energética que las grasas con la misma cantidad de oxígeno consumido. De ello se desprende que este enfoque dietético perjudicaría gravemente el rendimiento deportivo en las disciplinas de resistencia. Si no nos crees, prueba a preguntar a un maratonista que esté a punto de cruzar el “muro” de los 32 kilómetros y tenga la famosa “crisis”.

Alto consumo de grasas y proteínas

Di Pasquale da rienda suelta al consumo de quesos y carnes con alto contenido en proteínas y lípidos (tocino ahumado, salchichas, mayonesa, mantequilla, huevos, etc.)

No podía ser de otra manera, ya que el consumo de carnes magras no alcanzaría las cuotas de grasa impuestas por la dieta metabólica. Y así fue como, mientras todo el mundo recomendaba limitar las grasas saturadas y las grasas trans para reducir el riesgo de aterosclerosis y algunas formas de cáncer, el Dr. Di Pasquale tuvo la “brillante” idea de idear una dieta en la que la ingesta de estas sustancias fuera elevada.

Ingesta limitada de fibra

La falta de fibra impuesta por la dieta metabólica es evidente. De hecho, las frutas y las verduras contienen una cierta cantidad de carbohidratos, por lo que se recomienda no excederse en su consumo. ¡Una verdadera lástima, ya que la fibra podría reducir el daño causado por el exceso de grasa y colesterol!

Periodo de prueba y voluntad del sujeto

Como hemos visto, la dieta metabólica permite aumentar la cantidad de carbohidratos durante la fase inicial de adaptación. Pero, ¿cómo puede una persona entender si los síntomas que experimenta son soportables o si rozan lo “anormal”? De ahí el riesgo de que una persona con poca fuerza de voluntad aumente la cantidad de carbohidratos a los primeros signos de fatiga, frustrando así los supuestos metabólicos de la dieta.

Además, el consejo de consumir 30 gramos de carbohidratos durante este primer periodo no tiene en cuenta la variabilidad individual (peso, composición corporal y eficacia en la oxidación de los lípidos (menor en las personas sedentarias que en las que hacen ejercicio).

Carga de carbohidratos, subidón de insulina

Recuerda que cada uno de nosotros puede almacenar una cantidad limitada de glucógeno y que, una vez saturadas estas reservas, el exceso de glucógeno se transformará inevitablemente en grasa.

Para calcular aproximadamente el nivel máximo de glucógeno que puede almacenar tu cuerpo, simplemente multiplica tu peso corporal por 30 y divídelo por 4 (las calorías que desarrolla un gramo de carbohidratos). Así, por ejemplo, un hombre de peso normal de 70 kg puede almacenar un máximo de 30 x 70 = 2100 Kcal que corresponden aproximadamente a 525 gramos de carbohidratos.

Dos días a la semana en los que comer “de todo” es más que suficiente para saturar estas provisiones. Suponiendo que durante la fase de descarga un sujeto consuma una media de 50 gramos de carbohidratos al día, al cabo de 5 días acumulará un déficit de 500 gramos (considerando que su necesidad diaria de carbohidratos es de 150 gramos). En la práctica, al quinto día habrá vaciado todas sus reservas de glucógeno y la siguiente recarga de carbohidratos le impedirá producir y utilizar cuerpos cetónicos.

Pero entonces, ¿no sería mejor limitarnos a reducir los carbohidratos en lugar de suprimirlos casi por completo? Al menos, de esta manera evitaremos a nuestro cuerpo subidas innecesarias de insulina y hormonas, evitando todos los efectos negativos de esta “loca” dieta metabólica.

Aquí puede ver La dieta metabolica del Doctor Mauro Di Pasquale

Aprende a Acelerar el metabolismo

Seguro que también te interesa leer más acerca de:

Dieta scardale

¿Te ha gustado? Comenta

comments